CENTRO GILANIA.TERAPIA GESTALT HAKOMI +569 84090530

Bienvenido

Página sobre Desarrollo Personal y Terapias Corporales

CUENTO TALLER LETRAS EN EL LLANO 2015 PUBLICADO EN ANTOLOGÍA



¿COYOTE O CORRECAMINOS?
Autora Isabel Henríquez



            That is the question.  Recuerdo a mis hijos de pocos años abriendo su primer juego de consola, Atari Pong. Yo, tratando de entender… la vida, a mis hijos, mi marido. Los niños se compadecen, sonríen, me explican: mamá, esto es más o menos así. El jugador, que puedes ser tú, (miradas inquietas entre los tres), usa un joystick para controlar a un personaje redondo y amarillo, que se sitúa en el centro de un laberinto, ves, acá está. El objetivo del juego consiste en comer todos los puntos que se encuentran dispersos por el laberinto moviendo a Pac-Man, (será el monito guatón de boca grande, pienso) sobre ellos mientras evita a cuatro fantasmas. Cada vez que Pac-Man entra en contacto con un fantasma (murmuro entre dientes, eso jamás pasaría en el Correcaminos), muere, pierde una vida, y reaparece en el centro del laberinto. ¡Impensable!, o si no cómo se explica que el Coyote jamás pudiera saborear las escuálidas presas del pajarraco. Mis hijos continúan, -mami escucha bien: cuando Pac-Man pierde todas sus vidas, el juego termina. Cuatro de los puntos son más grandes que los otros y hacen a Pac-Man temporalmente inmune a los fantasmas, momento en el cual Pac-Man puede comerse a los fantasmas para conseguir puntos extra, tras el cual el fantasma reaparece. Mi hija mayor algo aclara, pero igual no entiendo: También se pueden obtener más puntos extra comiendo diversos objetos que aparecen ocasionalmente. Una vez que el jugador consigue comer todos los puntos, la fase es completada y se pasa a la siguiente. Comer, comiendo, debo hacer una escapada para hacerles la comida.
             Estoy medio impresionada por el nuevo lenguaje de mis hijos, ¿será que lo estoy haciendo bien? Tantas horas de la feria a la cocina, de la cocina al almacén… de nuevo a las ollas, la dedicación y buena alimentación estarán haciendo su efecto, digo yo.
            Recuerdo que un día vi en la TV  una entrevista donde el Coyote charlaba con dos jóvenes viendo un programa sobre las partes comestibles de un Correcaminos, intentando explicarles su algo irracional obsesión por cazarlo. ¿Habrá pasado eso realmente? Me estaré volviendo loca, ¿o será un poco de estrés?
            El Coyote también hizo comentarios sobre el lindo recipiente para cocinar correcaminos que era como el que su madre utilizaba para hacerlo, aparentemente él lo probó cuando era pequeño. Yo lo cocinaría al horno en una fuente reluciente.
            Ahora mis hijos mayores están en “la media”, la menor en primer año básico, ayer les llegó su flamante PC, locura total. Felicidad por doquier. Solo me sobresalté por un par de minutos cuando la mayor dice, mamá, no te vayas a acercar al PC, déjanos a nosotros el trabajo de limpiar el polvo. El segundo de mis hijos dice, sí, no te vayas a meter al PC, le puedes borrar el “disco duro”. Qué será eso, los de vinilo no lo son tanto, por eso se quiebran y rayan.
 En años de intercambio de cartas, tarjetas de saludo, telegramas y encomiendas, jamás vi que llegaran en pocos minutos como estos mágicos e-mail. Mi hija, luego de un par de meses, compasiva, me llama diciendo, mami, ¿quieres que te muestre como son los correos electrónicos? Mi sorpresa es mayúscula. Me siento a su lado y pongo todo mi empeño en entender: vuelan los términos “gringos”, web, date, reply-to, Hotmail, Outlook, Yahoo, webmail. 
            Usé muy bien el acelerador y el freno, el mousse y los disquetes. Muchos años pasaron hasta que pude dominar los correos electrónicos. Y sin “echarme el disco duro”. El Correcaminos y el Coyote siguen dándole trabajo a la compañía Acme, American Company that Makes EverythingCompañía Americana que Hace de Todo. Igualito que yo. Cuidar, cocinar, lavar, planchar, coser y tejer; consolar, ser confidente, guardar ahorros. Organizar cumpleaños, asistir a reuniones de curso, visitar médicos, dentistas, exámenes médicos por siaca, y un sin fin. La verdad es que algunas veces me gustaría mucho poder aumentar la  velocidad de mis piernas, a 443 kms por hora estaría bien, con un simple bip-bip, tal como el Correcaminos.
            En la década siguiente, un poco más de locura, con universidades, créditos fiscales, becas y cuotas morosas. Allá voy, de lleno, en caída libre, con Internet y todo, usando disquetes con Word,  Power Point, Fotolog, Blogger, Skype. 
            Mis hijos avanzaron a Facebook, Twitter, Gmail; de los CD a los Pendrive; trolear, troll, y no se cuantos más.
            Con un par de bip-bip, fui yo la que acorté las distancias. Ellos hicieron una elegante “verónica” taurina y desaparecieron entre el humo de la última bomba marca Acme. Los veo allá un poco más lejos, entre las nuevas Instagram, hashtags; escribir spoilers, trolls disruptivos, flamebait, flamewar, etc.
            Nuevamente uso el freno, dejo que sea el Coyote quien me persiga: preparo tartaletas de arándanos y fresas, galletas sin gluten, pechugas de pollo marinadas estilo asiático. Tortillas españolas. Mote con huesillos, arroz con leche, canela y cáscara de limón; sopaipillas con zapallo y pasadas apenas llueve. El olfato y el gusto no se les han atrofiado.
            Recuerdo, un día leí que Acme significa el punto más alto del desarrollo o desempeño. Mi duda es ¿por qué todo lo que el Coyote le compra a la Corporación Acme se vuelve en su contra o le salen fallados?
Porque esto me está gustando cada vez más, hoy me enteré que todos esos memes que se llevan viendo y creando no son de otro planeta. Creo que también aprenderé.
             Me informé que:  Meme viene de la palabra griega "mimema", que significa "algo imitado", y representa una forma de propagación cultural, un medio para que la gente transmita memorias sociales e ideas culturales entre sí. Se transmiten a través de email, foros, blogs o redes sociales y generalmente consisten en noticias extravagantes, frases cortadas, imágenes o video clips. Generalmente, los memes de Internet evolucionan con el tiempo a medida que son comentados, re-contextualizados o parodiados.
 
            Definitivamente doy like a Internet, está muy buena y entretenida la carrera entre el Coyote y el Correcaminos.
 
 
 
 
*****

0 comentarios: